Las Palabras Mágicas, hay que hablar desde el Corazón

Por Jan Hunt
En una reciente carta al editor de un periódico local, el escritor expresó una queja común: varios niños se habian olvidado de decir "gracias" por el regalo de Halloween que les había dado. Sugirió además que estas palabras son la consideración más importante, y que los padres deben recurrir a la fuerza, si es necesario, para extraerlas de ellos.

Es natural sentirse herido cuando parece que nuestra amistad se da por sentado. Pero tal vez deberíamos mirar un poco más a fondo, sobre todo cuando se trata de niños.

Como yo lo veo, hay dos razones completamente diferentes por las que un niño diría "gracias". Un niño puede darnos las gracias porque está realmente agradecida por nuestra amabilidad, y ha escuchado muchas expresiones de gratitud en su propia familia (en particular expresó su agradecimiento a ella).

Otro niño puede decir "gracias", pero puede ser simplemente pronunciando palabras vacías por temor al castigo. El comportamiento basado en el miedo, con poca comprensión del significado más allá del ritual, no significa mucho. Tal conducta no es sólo de sentido, es inútil, ya que no logra lo que estamos buscando ya que puede crear una conexión entre la desafortunada acción de gracias y sentimientos de vergüenza y de presión.

Con amenazas de castigo, que pueden obligar a un niño a decir "gracias", pero no podemos obligar a la cortesía auténtica que realmente queremos. La verdadera bondad crece dentro de un niño cuando es tratada con amabilidad. No puede ser forzado en su corazón al obligarlo a decir palabras que salgan de su boca. Además, ¿dónde está la alegría de escuchar "las palabras mágicas" que habla sumisamente un niño asustado? Todas las palabras pierden su magia si no se hablan desde el corazón.

El educador John Holt describió una vez un "verdadero" gracias que había recibido espontáneamente de un joven amigo un "pequeño y encantador de las palabras, llenas de placer, el afecto y la gratitud". Él dijo: "Hasta donde yo recuerdo, esta fue la primera vez que me han dicho 'gracias'... A esta persona nunca se le ha dicho que diga 'gracias'. ¿Entonces por qué me ha dicho, si nadie le ha dicho? ¿Cómo lo aprendiste? Muy simple, debido a que los adultos siempre le dicen 'gracias', y porque nos oye decirnos el uno al otro. Es la observación, Como que quiere hacer lo que hacemos, por eso hizo lo mismo. Es como cuando la gente hacer algo bueno por los demás, como un acto de amor, y el que recibe el regalo le da un pequeño regalo de vuelta. Con el tiempo, llegará a ser tan natural como respirar."

Holt continuó, "¡Qué diferencia con otro tipo de escena, lo que he visto más veces de las que puedo recordar: una mirada infantil perdida en el placer, el entusiasmo y la curiosidad, cuando una voz de adulto, dice, a menudo en una reprimenda o tono airado, '¿Qué dices?' El niño es arrancado de su mundo de placer y de repente se le hace sentir culpable y avergonzado. Oye y entiende muy bien lo que le dicen como una amenaza - si él no dice 'gracias', algo malo le va a pasar. Así que, todo el placer se ha ido, posiblemente, incluso puede sentirse rencoroso con los presentes que le ha colocado en esta situación dolorosa, a regañadientes y de mal humor dice 'gracias'."

En Halloween, los niños hacen un esfuerzo demasiado grande, seleccionando cuidadosamente su nueva identidad, disfrazados y caminando de arriba para abajo durante una hora o más. ¿Cuántos de nosotros se molestó en decir: "Gracias por mostrarme tu disfraz"? Esto es más que una cuestión de equidad, sino también de utilidad, porque la cortesía verdadera viene sobre todo a través de la imitación. Los niños aprenden a tratar a los demás con amabilidad por la observación de los adultos alrededor de ellos haciendo cosas buenas, y por las explicaciones que, respetuosamente les damos, y de las razones de los comportamientos que preferimos.

En lugar de quejarnos sobre la rudeza en los niños, debemos recordar que los niños se comportan así como se les trata, y así como nos ven tratar a los demás.
 

 
Traducido al Español por Martha Medina para Beso de Amor, con autorización de su autor, titulo original en Inglés: The "Magic Words" Must be Spoken from the Heart

Jan Hunt es el autor de:

A Gift for Baby / Un Regalo para Bebé (The Natural Child Project, 2009)
The Unschooling Unmanual (The Natural Child Project, 2008)
The Natural Child: Parenting from the Heart (New Society, December 2001) 

More articles by Jan Hunt
 
Share this page:
 
 

Children reflect the treatment they receive.

 
Your kind support makes our work possible.   Donate

 

All site content © 1996-2018 The Natural Child Project unless otherwise stated. Terms of use